La Junta de Gobierno local aprueba el proyecto de urbanización de la Universidad Nebrija

La Junta de Gobierno local ha dado el visto bueno al proyecto de urbanización de la Universidad Nebrija en La Berzosa, previsto en el Plan Parcial S-49 y cuya aprobación por parte de la Comunidad de Madrid se publicó en el BOCM del 14 de marzo de 2001.

Fue el 20 de junio de 2001 cuando la Universidad Nebrija presentó al Ayuntamiento el proyecto de urbanización en el campus de La Berzosa, con una edificabilidad en torno a 23.000 metros cuadrados. Desde entonces se han sucedido diversos avatares. El actual  equipo de gobierno intentó aprobar nuevos accesos hasta las 118 viviendas previstas a través de un vial que conectase a la nueva urbanización desde la A6 y evitase molestias y problemas de tráfico a los actuales vecinos de La Berzosa.

Para ello, el Pleno del Ayuntamiento aprobó una segregación de terrenos, posteriormente denunciada por el grupo municipal UxH.

Recientemente, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Colmenar Viejo ha archivado la denuncia presentada por ese partido.

El texto de la sentencia afirma taxativamente que “no puede llegarse a la conclusión de que la concesión de la correspondiente licencia administrativa por parte del Pleno del Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares para la segregación de la finca, propiedad de la Universidad, pueda incardinarse en un delito de prevaricación administrativa”, como afirmaban los denunciantes.

“Todos los informes fueron favorables, por lo que no concurría razón alguna para que estos expedientes no fuesen llevados a pleno y votados favorablemente por los distintos concejales”.

Como asevera la sentencia, “la actuación del Ayuntamiento tuvo por objetivo facilitar a la Urbanización La Berzosa de unos mejores accesos por la zona con el menor coste posible…”.

El equipo de gobierno lamenta que la actitud y los intereses políticos de algunos partidos estén por encima del interés general de los vecinos de La Berzosa. Cuando se construyan las 118 viviendas previstas, los nuevos habitantes atravesarán la urbanización para llegar a sus casas, en lugar  de acceder a través del vial que pretendía el equipo de gobierno.